Instagram

Idea de negocio 2: “Traducciones a otros idiomas”

By Christian Rodas 2 años ago
Home  /  Negocios  /  Idea de negocio 2: “Traducciones a otros idiomas”

Las tantas lenguas que hay en el mundo han contribuido al enriquecimiento cultural de la humanidad. Sin embargo, también han sido unos de los mayores obstáculos que se interponen entre los hombres, minando sus posibilidades de comprensión mutua y con frecuencia dando lugar a serios problemas cuando unos tratan de interpretar lo que otros dicen o escriben en las suyas, máxime cuando lo que sea traducido sean documentos legales, redactados con una terminología jurídica, por ejemplo.

Existen traductores profesionales y oficiales; estos están autorizados para traducir documentos legales que conserven el valor jurídico de sus originales. Por lo general, disfrutan de ingresos más elevados que los primeros, aunque deben haber cursado la carrera de traductor y obtenido el grado respectivo de una entidad autorizada para tal efecto, lo cual pone de manifiesto el grado de responsabilidad ética que debe hallarse presente en una traducción, oficial o no; pues de una óptima traducción, a menudo depende el éxito de un artículo, una tesis o un libro, así como lo contrario puede condenar al autor de lo traducido como alguien incapacitado para escribir, o hablar, sobre un tema cualquiera.

También, es frecuente que algunos traductores pretendan hacer literatura con lo que traducen, distorsionando hasta el sentido dado por el autor, por lo cual un buen traductor simplemente respeta la esencia, contenido y estilo de quien escriba y que le fuera sometido para su respectiva traducción. Sin embargo, tal cosa sucede hasta con literatos famosos cuando traducen otros escritores, quizás en un vano intento de superarlos con sus propias palabras.

Existen sentimientos, tanto en la música como en las letras. La más perfecta representación musical, hecha sin sentimiento, permanece plana y panda. Lo mismo es válido con una traducción. Podría ser técnicamente correcto el modo de traducirse un texto, pero puede fallar al transmitir el sentimiento y el espíritu del texto original. Tomemos, p.ej., una carta comercial traducida del inglés al castellano. Un buen conocimiento de ambas lenguas, bien puede producir una traducción correcta, que ofrecería al hombre de negocios hispano-parlante una imagen precisa sobre lo que su colega de habla inglesa quiso expresar. Pero existe algo más que información en los negocios; hay sentimientos, tanto como los hay en cualquier otra cosa en la vida, y cuando se trata de sentimientos, el mundo hispánico, tal vez más que el anglosajón, es el indiscutible líder. Un hombre de negocios hispano espera hallar más que fría información en una carta comercial; también espera cortesía, sensibilidad, afinidad, amistad, propiedad, y que sea evidente la voluntad de permanecer firme detrás de su cometido.

Por el contrario, las cartas de negocios en inglés, usualmente manifiestan hechos simples y escuetos. Por tanto, la tarea del traductor de cartas comerciales del inglés al castellano es ir un paso más allá de traducir a la letra el texto original. Después de todo el cliente de habla inglesa puede contar con él o ella para crear buena impresión en el prospectivo contacto comercial, y en mucho podría depender de cómo las cosas hagan su tránsito a un idioma tan rico en formas.

También se debe considerar que las lenguas son organismos vivientes que, como cualesquier otros, crecen y decaen. Algunas células mueren y nuevas células nacen todo el tiempo. No puede aprender una lengua ya sea en la escuela o en la juventud, y entonces suponer que ya la sabe para toda la vida. Todo buen lingüista, es un estudiante de por vida de cada lengua que aprenda, siguiendo de cerca su crecimiento y cambios, teniendo presente casi cada oficio, profesión, clase social y generación.

Buscadores como Google, traducen el contenido de páginas web por él halladas, y con programas de uso gratuito como los que hay en aquellas a que varios enlaces conectan podrá producir traducciones de cualquier texto que desee introducir en los espacios reservados para ese propósito, y que aunque no muy apropiados para textos literarios, y menos para manejar sutilezas de la poesía, la cual se halla más allá del análisis computacional, pueden ayudar a economizar algo de tiempo y trabajo al traducir manuales, documentos científicos, reportes médicos, prospectos comerciales, memorandos, cartas y otros tipos de textos fácilmente corregibles, y en casos en que no sean exigentes en cuanto a la forma y el estilo; pues la traducción sistematizada, no es un campo de la investigación intelectual abstracta sino más bien la aplicación de ciencias informáticas y linguísticas para el desarrollo de sistemas que puedan responder lo más adecuadamente posible a las necesidades prácticas de los usuarios.

Si gozas de amplio dominio del inglés u otra lengua y posees un PC, escáner, impresora y conexión a la red, quizás ésta es la oportunidad que buscas para independizarte. Bastaría un rincón de tu casa y un teléfono para comenzar a trabajar por tu cuenta, siendo acaso suficiente para iniciar actividades y publicarlas mediante avisos clasificados y otros anuncios en la prensa, tarjetas de presentación y afiches fijados en instituciones docentes, tableros públicos, supermercados, etc. Un sitio web con la lista de tus servicios y las correspondientes tarifas, además de unos cuantos ejemplos de frases bien y mal traducidas, pueden ser un buen complemento, máxime si se considera que puedes globalizar el negocio.

Category:
  Negocios
A %d blogueros les gusta esto: